Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

Espíritus Elementales

 

Esta especie de entidades pertenece al dominio de la Naturaleza, llenan con su presencia los elementos, residen generalmente en lugares lejanos de los habitados: los valles, las montañas, los desiertos y las selvas.

Se los conoce con el término de Espíritus Elementales o Escuálidos; el estudio de estos seres se denomina Elfología, cuyo patrono es el dios egipcio Anubis (= San Cristóbal).

Los espíritus inferiores o Elementales sonpersonalidades muy simples, incapaces de encarnarse en el mundo material, pero capaces de asumir forma humana, en general de dimensiones pequeñas, y de mostrarse a aquellos que tienen facultades mediúmnicas.

 

Generalmente son espíritus buenos y a veces burlones, pero también los hay malos, vagan por el Universo siempre en busca de acción y todo lo que se encuentra a su paso les sirve de instrumento para manifestarse. Su cuerpo está compuesto por nubecillas de materia sutil, susceptibles, cuando se condensan, de hacerse visibles, en este caso asumen el aspecto del ser que tienen más cerca.

Son las potencias de la Naturaleza, es decir, los que hacen aquello que generalmente es atribuido a la Naturaleza. La existencia y el poder de estos espíritus están admitidos desde hace mucho tiempo.

 

Según Paracelso todos los elementos tienen un alma y están vivos, en consecuencia, existe una clasificación de estos espíritus correspondientes a los cuatro elementos. tal clasificación se divide en:

Aire

 

Silfos y Sílfides, Gigantes, Gerontes.

Agua

 

Ondinas, Sirenas, Náyades, Nereydas, Duendes del Agua.

Tierra

 

Duendes, Gnomos, Trolls.

Fuego

 

Salamandras, Gárgolas, Dragones.

 

Cada uno de estos espíritus tiene como función guardar y proteger todo lo que esté dentro de su influencia; entre estas familias genéricas, se distinguen en cada elemento una especie de Elemental, que es el representativo del grupo:

 

 

Sílfides Aire
Ondinas Agua
Gnomos Tierra
Salamandras

Fuego

 

Descripción de los Elementales

 

 

Sílfides y Silfos

 

Son genios por lo general maléficos, portadores de enfermedades a los hombres y animales; provocan vértigos y su influencia se ejerce en los pulmones y en la respiración.

Son espíritus livianos y caprichosos, que nunca hacen concesiones a los iracundos. Tienen una tonalidad entre verde claro y amarillo.

Estos espíritus son los que causan los vientos y modelan las nubes, ejercen en las migraciones y en especial, tienen un papel preponderante en el crecimiento de las plantas, las flores en particular; sus planetas son la Luna y Venus, y sus signos zodiacales Géminis, Libra y Acuario.

 

El origen y la etimología del nombre son confusos, pero se supone que provienen del latín silva ("bosque"), y del griego ςιλφε ("polilla", "cucaracha").

Paracelso les llamaba Silvestres; al entrar en contacto con otros elementos ajenos al suyo, reaccionan con similitud a los humanos: Se ahogan en el agua, se asfixian en la tierra, se queman en el fuego. Su estatura es gigantesca, pero a menudo toman la forma de mariposas; sus hijos malformados son los Gigantes.Como pertenecen al elemento aire son seres muy inteligentes.

Dríadas

 

Elementales femeninos de los bosques, son las protectoras de los árboles, que tienen como morada.

Son muy bellas, y también muy solitarias, no son agresivas por naturaleza; su cuerpo posee distintas pigmentaciones, que le sirven para camuflarse en los bosques.

 

Hablan variados lenguajes, tanto de los animales y los seres del entorno, como de las plantas. Ejercen un control total sobre el árbol al cual estaban ligadas, rigiendo su crecimiento y floración.

Ondinas

 

Estos espíritus raptan a los niños, arrollan en las aguas a quien allí se aventura, predicen desgracias, hacen encantamientos; se evocan para desencadenar tempestades y provocar anegamientos o cuando se quiere actuar sobre los humores del cuerpo humano. Son de carácter frío y voluble, y no pueden ser dominadas por los flemáticos.

 

Las ondinas viven en los lagos y en los ríos, bajo cuyas aguas danzan en el momento en que alguien se ahoga; su apariencia es de ninfas, y su aspecto es similar al humano: carne y hueso. Son los más estrechamente vinculados a los hombres, llegando incluso a unirse en matrimonio, y Paracelso explicaba que, cuando una ondina engendra un hijo malformado, éste tenía el aspecto de una Sirena; en cambio, si una ondina se unía a un gnomo, el hijo que nazca se convertiría en monje. Cabe destacar que estos, como todos los demás Elementales, no poseen alma, y sólo la conseguían si se casaban con un humano.

 

Sus planetas son Saturno y Mercurio, y los signos zodiacales Cáncer, Escorpio y Piscis. El nombre Ondina deriva del latín unda, que significa "ola".

Ninfas

 

Tienen su morada en las aguas de manantial, del mar, de los bosques y de los montes; la mitología griega las clasifica de acuerdo a un contexto físico o geográfico: Celestiales o Uranianas, Terrestres, Acuáticas (divididas en Oceánidas y Nereidas), entre muchas otras categorías y sub-categorías.

 

Se las conoce también como Nymphai, derivado del vocablo griego νιμφε, cuyo significado es "mujer joven".

 

El elemento agua se caracteriza por el amor y las curaciones, por lo que todos los Elementales que le 

 

pertenecen, se hallan vinculados de manera inherente a estos atributos.

Nereydas

 

Tienen su hábitat en el mar, son del género femenino, y están siempre en solitario, ya que no son sociables, ni siquiera entre su especie.

Son seres peligrosos y malévolos; poseen una belleza y una voz extraordinarias, con ellas atraen a los navegantes con el fin de procurarles algún padecimiento. Estando cerca de una de ellas, los hombre pierden la voz en el acto.

Se las suele representar con torso de mujer y el resto con forma de cola de pez; sus equivalentes masculinos son los Ictiocentauros o Tritones.

Náyades

 

Estas ninfas viven en las fuentes, estanques, lagos y ríos y son las protectoras de estos lugares. Son más hermosas que las Nereydas, aunque de menor estatura; les atraen especialmente los humanos, por lo que usualmente se encuentran espiándolos.

Poseen poderes sanativos y tienen un talento especial para el canto.

 

No obstante que su descendencia suele derivarse de los Silenos y los Sátiros, ya que es común verlas entre ellos, también se unen a los antedichos humanos.

Sirenas

 

Son seres cuya apariencia es mitad mujer y mitad ave, su nombre deriva del vocablo griego ςειρενεσ, "cadena"; 

su canto provoca la locura, una de sus moradas es el Hades, pero también los hacen en las rocas de una isla, donde atraen a los navegantes con sus bellas voces para luego chuparles la sangre o devorarles. Por este motivo se las identificaban frecuentemente con las Arpías, especie de demonios griegos de género femenino y actividades vampíricas.

 

En la Antigüedad eran conocidas tres sirenas: Leucosia, Ligea y Parténope, aunque su número varía de acuerdo a las referencias:

También se habla de Agalsfema, Telxíope y Pisinoe; otras, Imeropa, Telés, Raedné, Molpé, etc.

 

Estas ninfas son hermosas y de aspecto agradable, pero de temperamento malévolo; algunas tienen cabellos verdes como el mar, alas que no pueden utilizar, ya que no saben volar, y desde ciertas épocas no muy remotas han sido el símbolo de la voluptuosidad erótica.

El Otoño es la estación preponderante de estos seres, como de los demás Elementales acuáticos, que suelen ser más activos durante el atardecer, otro rasgo implícito es su coloración: al ya mencionado verde también se le agrega el azul.

Gnomos

(Del griego δε, "Tierra", πενομαι, "Habitar")

Estos espíritus de la tierra están en posesión de una cierta sabiduría, pero que difícilmente revelan a los hombres por la natural hostilidad que alimentan hacia ellos; conocen la ubicación de tesoros y minas, incitan al suicidio y pueden provocar enfermedades de la piel. Tienen influencia sobre los caracteres melancólicos, de modo que no serán dominados por personas alegres e irreflexivas.

El elemento tierra tiene como características la relación con la noche y el Invierno, el color negro y verde oscuro.

Se los conoce también como Pigmeos, viven en las montañas y están capacitados para atravesar las rocas, además, son los que provocan los terremotos; son seres de estatura muy baja y están hechos de materia luminosa, no obstante de ser muy feos, sus mujeres, llamadas Gnómidas, poseen una gran belleza. Su planeta es Marte y sus signos zodiacales, Tauro, Virgo y Capricornio.

Duendes

 

Espíritus burlones y maliciosos, aunque no enteramente diabólicos, que habitan algunas casas donde, a causa de su calidad de traviesos, causan ruidos, disturbios y molestias varias.

Son muy laboriosos y están acostumbrados a moverse durante la noche, tienen un carácter en extremo susceptible, que los lleva de estar de un modo amistoso a ser decididamente hóstiles.

 

 

A menudo se los categoriza como una especie de Hadas, teniendo virtudes equivalentes a esta familia; el nombre puede derivar del árabe duar, "el que habita"; se los conoce también con el nombre de Trasgos (o espíritus que dan miedo).

Tienen una estrecha relación con los gnomos, con los cuales se los identifica, no obstante, éstos tienen características distintas, como el carácter más pérfido, el hábitat en las montañas y rutas preferentemente, e incluso el aspecto: la fealdad de los gnomos frente a la simpatía de los duendes.

Elfos

 

Habitan las montañas, los lugares cercanos a los lagos y los bosques. Son amantes de la música y la danza, y poseen buenos sentimientos.

La palabra parece provenir del inglés antiguo aelfen, ""; obedecen a un rey, y están diferenciados en distitntos tipos: Elfos altos, grises, silvestres y semielfos (producto de la unión humano-elfo).

Generalmente son inmortales, o bien, viven miles de años; tienen apariencia delicada y armoniosa, orejas puntiagudas, piel clara, casi pálida, y ojos expresivos, son diestros y muy ágiles en sus movimientos. Su arma por excelencia es el arco; tienen una puntería contumaz, ayudados además por su infravisión.

Las mujeres, llamadas Elfas, son excelentes combatientes y rebelan una fortaleza poco común; además, son muy bellas y elegantes.

Trolls

 

El vocablo deriva del nórdico antiguo, "monstruo", y designa a una especie de demonios de ambos sexos, primeramente escandinavos, que varían entre enanos y gigantes; su poder mágico funciona sólo de noche, por lo que no les gusta el día, incluso dicen que si entran en contacto con la luz del sol, se convierten en piedras.

Habitan en las colinas, odian los ruidos y cualquier cosa que los disturbe; se asegura que pueden hacerse invisibles o adoptar diversas formas, e incluso conocen el futuro.

 

Damas verdes y blancas

 

Son en realidad un tipo de Hadas que habitan en la grutas, de carácter bondadoso y de tamaños variables, pero poseen poderes extraordinarios, además, son las más antiguas habitantes del planeta.

Son seres bellos, con cabellera abundante, ojos verdes por lo general, mirada intensa tanto como una voz dulce y melodiosa; algunas poseen cola de pez.

Algunas viven en castillos hechos de coral, pero también los hay de hielo o cristal; son por lo común sedentarias.

Las Damas Blancas son más notables que las Verdes: Son más bellas (rubias, jóvenes, puras), de mirada tenue, vestidas de blanco o azul; suelen aparecer y desaparecer instantáneamente, y su morada es un misterio, aunque suelen verse cerca de castillos o en los árboles sagrados.

 

Instruyen a los humanos, son representadas por tres atributos: Bondad, virtud y belleza. No obstante, cuando algo las hace enojar, son terriblemente coléricas.

Hadas

 

Estos seres suelen ser diminutos y esquivos, les gusta el juego y no les agrada que se los moleste (son fácilmente irrritables); algunos se encuentran ocultos en las flores, otros en árboles, pero casi siempre están volando por el aire o en grutas, fuentes y bosques, lugares donde habitan.

Son del género femenino, su nombre deriva del latín fatua, "vaticinadora", a partir del hecho que traen suerte; se las relaciona estrechamente con los duendes, las sirenas y los gnomos. Poseen poderes mágicos, velan por los enamorados, a quienes conceden deseos, hay varias subespecies que varíaban desde las bondadosas a las verdaderamente maléficas.

 

Se dice que sienten aversión al hierro y el acero, por lo que éstos servían para mantenerlas alejadas, por ejemplo, de los recién nacidos, que se suponía raptaban para dejar en su lugar su propio fruto.

Salamandras

 

Guardianes del fuego, provocan incendios y sequías; están relacionadas con el hígado y con los órganos que conciernen a la nutrición. Protegen las pasiones ardientes, las iniciativas audaces y las empresas generosas; Las Salamandras, símbolo de cólera, dominan los temperamentos sanguíneos y no pueden ser evocadas y dominadas por quien tiene miedo del fuego.

Una de sus moradas es el monte Etna, allí se oyen sus gritos, su cuerpo es luminoso y ágil; conocen

el pasado, el presente y el futuro. Su proximidad es peligrosa, ya que su cuerpo está formado por llamas.

Los hijos de estos Elementales se llaman Centellas, que son los que advierten a los hombre sobre cuándo va a producirse un incendio.

 

Según opiniones, las Salamandras femeninas son seres muy bellos, más que ningún otro ya que pertenecen a un elemento más puro. Sus planetas son el Sol y Júpiter, y sus signos zodiacales, Aries, Leo y Sagitario.

 

El elemento fuego compatibiliza con los dos opuestos: La creación y la destrucción. Estos seres se ven, entonces,

iinfluenciados por esto, y suelen actuar más a gusto en el Verano, estación que les es muy propicia, y adoptan los colores rojizos tan característicos de las llamas

Dragones

 

Identificado por algunas culturas como símbolo del Mal, no obstante en otras lo es del Bien y la Prosperidad; se los representa en general como grandes serpientes provistas de dos o cuatro patas, alas membranosas y cuernos, de su boca salen llamas. Son conocidos guardianes, tanto de tesoros como de castillos, fortificaciones y otros similares.

Son seres de inteligencia innata, y tienen una naturaleza mágica que les es inherente; en sus guaridas, forman lechos con los tesoros que acumulan, y que son muy preciados para ellos.

Generalmente están solos, muy rara vez en parejas. Sus escamas se van endureciendo con el correr del tiempo: Los dragones más viejos son prácticamente inmunes a los proyectiles.

Según su coloración, se los puede clasificar en buenos y malvados:

 

- Buenos: Cobrizos, Plateados, Ocres, Dorados y Broncíneos.

 

- Malvados: Negros, Rojos, Blancos, Azules, Verdes.

Gárgolas

 

Elementales del fuego, hijos de demonios y parientes cercanos de los dragones; tienen diversas apariencias, que van desde seres humanoides hasta salamandras, perros y horribles monstruos.

Simbolizan la bestialidad y los pecados capitales, pueden volar y durante el día se encuentran convertidos en piedra, pero cobran vida a la noche; no necesitan comer ni beber, habitan en cuevas subterráneas o ruinas, y se dividen en dos subespecies:

 

- Kapoacinth: Gárgolas marinas.

- Márgola: Gárgola terrestres.